El aceite de oliva es beneficioso como terapia antienvejecimiento

Un nuevo estudio viene a confirmar un poco más el efecto beneficioso del aceite de oliva virgen sobre nuestra salud.

Un estudio conjunto de científicos de la Universidad de Granada (UGR), especialistas del Complejo Hospitalario de Jaén, el Instituto de Bioquímica de la Universidad de La Marche, en Italia, y de la Universidad de Lleida han demostrado los efectos beneficiosos del aceite de oliva virgen contra el envejecimiento frente a otras fuentes grasas.

Este estudio realizado en ratas alimentadas con distintos tipos de grasas ha sido publicado en la revista in Ageing and Development en Junio del 2010. Para realizar este estudio los científicos han alimentado, durante toda su vida, a ratas con dietas que diferían en su fuente grasa: aceite de oliva virgen, aceite de girasol o pescado y/o suplementados con coenzima Q.

Este estudio ha profundizado en los mecanismos, todavía un tanto oscuras, por los cuales el aceite de oliva virgen, y las grasas en general, afectan al funcionamiento celular. Para ello la investigación se ha centrado en analizar cómo afecta el aceite de oliva virgen a las mitocondrias de las células mediante el estudio del estrés oxidativo, la funcionalidad del orgánulo y su estructura. «La dieta basada en aceite de oliva hace que durante la vejez se acumulen menos daños en estos tres niveles», asegura el responsable de la investigación, José Luis Quiles.

En cuanto a la funcionalidad de la mitocondria, han comprobado que el estrés oxidativo daña la capacidad de este orgánulo para producir energía, además de alterar su apariencia. «Al envejecer, se hinchan y pierden la impermeabilidad que permite mantener el equilibrio electroquímico entre el interior y el exterior de la célula», explica Quiles.

Los resultados del estudio parecen indicar que la composición de las membranas celulares refleja las grasas presentes en la dieta. Así, el aceite de oliva virgen genera unas condiciones de salud a nivel mitocondrial y de estrés oxidativo que favorecen la aparición más tardía del fenotipo del envejecimiento, cuando se compara con individuos que han ingerido otras grasas como el aceite de girasol. «El aceite de oliva reduce el estrés oxidativo, es decir, la generación de radicales libres y, por tanto, hace que los tejidos envejezcan de forma más lenta», asevera Quiles.

Fuente texto: http://www.que.es

Fuente imagenes:

http://elpeaton.files.wordpress.com/2007/04/viejos.jpg

http://2.fimagenes.com/i/1/6/8/412_27142_3144485_725066.jpg

http://www.soapatra.com/Bilder/aceite%20de%20girasol.jpg

Otros Artículos Relacionados

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.