Más sobre el fraude en la venta del aceite de oliva virgen extra

9 de Diciembre de 2010

Durante estos últimos días han ido apareciendo más noticias relacionadas con el presunto fraude en el etiquetado del aceite de oliva extra virgen que estalló a finales de Noviembre a partir de unos artículos publicados en los principales diarios españoles.

Un artículo del diario El País en su edición online indicaba que Andalucía inmoviliza los lotes fraudulentos de aceite de oliva extra virgen. El número total de lotes inmovilizados asciende a 24, de los 50 analizados por el servicio de Inspección de la Dirección General de Consumo, y proceden de diferentes puntos no especificados, todavía, de la geografía de España.

La Dirección General de Consumo ha abierto un expediente administrativo y ha comunicado a las empresas la inmovilización del aceite de oliva extra virgen fraudulento como medida cautelar, así como la prohibición de ponerlos a la venta.

Los pequeños envasadores

Por su parte, los pequeños envasadores de aceite de oliva extra virgen se reunieron en Jaén a finales de Noviembre para analizar las informaciones que estaban apareciendo en la prensa. “No nos damos por aludidos, tenemos unos sistemas de calidad muy estrictos y ahí están los premios recibidos en los últimos años que avalan nuestro trabajo”, señaló Teodosio Sánchez, portavoz de la Asociación Provincial de Envasadores (Apeva), que agrupa a 30 firmas envasadoras que dirigen buena parte de sus ventas al extranjero.

La Asociación de Jóvenes Agricultores, Asaja, exigió a la Administración que establezca controles permanentes. Tanto Asaja como Coag, la Coordinadora de Agricultores y Ganaderos, han pedido contundencia en las sanciones a las empresas infractoras.

“Nosotros ya lo dijimos, pero ahora se confirma que no es un hecho aislado, sino más común de lo que pensábamos”, comenta Rafael Civantos, responsable de aceite de oliva de la Coag en Andalucía. La Coordinadora de Agricultores y Ganaderos ya logró en su momento que se sancionara por venta irregular el aceite de oliva Auchan, la marca blanca de Alcampo. Otras denuncias, como las de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) contra DIA o Carrefur, no prosperaron.

Consuelo Ariza, perteneciente Asaja-Córdoba tiene una explicación, según indicó al diario El País: “La gran distribución ha inundado de marcas blancas (o propias) las grandes superficies, que las utilizan como producto gancho, ofertándolo a pérdidas que sufragan a través de los márgenes comerciales del resto de sus productos en venta. Actualmente, la mitad de los aceites de oliva extra se venden en las grandes superficies bajo marca blanca, y el porcentaje sube al 80% en el caso de los refinados. La cifra no es baladí porque nueve de cada diez botellas de aceite de oliva se venden en estos grandes supermercados. Solo una de cada diez se vende al comercio tradicional y a las cooperativas.”

Las voces críticas

Mientras tanto la única voz discordante la pone la asociación de consumidores Facua Andalucía, que siguen siendo muy críticos con la actuación de la Junta. En un primer momento la consejera de Agricultura, Clara Aguilera, se apresuró a desmentir la noticia, indicando que la información “no está contrastada” y que los casos “no están verificados ni reconocidos por nadie”. Según iban saliendo a la luz diferentes aspectos de la noticia Clara Aguilera ha preferido guardar silencio.

Rubén Sánchez, el portavoz de la federación de consumidores afirmó que la Administración “se ha dejado guiar por los intereses de patronales del sector agrario centrando los análisis en las marcas con los precios más bajos”. Al no hacer públicos los nombres de las empresas la investigación y su publicación “puede provocar que los consumidores sospechen de la existencia de fraude en cualquiera de las marcas más baratas del mercado”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *