La oliva de Mallorca tiene su DOP desde 2014

8 de mayo de 2014

aceituna de mallorca dop

El 20 de febrero de 2014 la Comisión Europea (CE) inscribió a la Aceituna de Mallorca en el Registro de Registro de Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) y de Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP). Por tanto, desde mediadios de marzo de 2014, veinte días desùés de la publicación, la Aceituna de Mallorca obtiene la Denominación de Origen Protegida. Es la segunda oliva de España, tras la Aloreña de Málaga, que consigue este distintivo europeo.

La oliva de Mallorca tiene su DOP desde 2014

Se trata de un reconocimiento internacional para la variedad autóctona de Mallorca que será conocida como “Oliva de Mallorca”, “Oliva Mallorquina”, “Aceituna de Mallorca” y “Aceituna Mallorquina”.

La Denominación de Origen Protegida de la Aceituna Mallorquina protege a las distintas variedades de aceituna de mesa Mallorquina, la aceituna verde, la verde partida y la negra natural, siempre que sean autóctonas y tras ser recolectadas a mano y fermentadas parcialmente en salmuera.

Algunas características de la preparación de las aceitunas mallorquinas son el uso de hinojo y guindilla para la aceituna verde partida, mientras que la aceituna negra natural se adereza con aceite de Mallorca, protegido también con la D.O., que se elabora con las variedades mallorquina o empeltre, arbequina y picual.

Más en detalle, la aceituna verde entera se recolecta antes del envero y se comercializa en líquido de gobierno, mientas que la aceituna verde partida, recolectada antes del envero, se parte y se aliña con hinojo (Foeniculum vulgare Mill.) y guindilla (Capsicum annum L.) originarios de Mallorca. La aceituna negra natural se recolecta después del envero, se comecializa envasada sin líquido de gobierno, ya que se aliña con Aceite de Mallorca.

Un estudio de la UIB, elaborado en 2011 fue fundamental para lograr la aprobación de la DOP por parte de la CE. El trabajo de los científicos de la Universitat balear demostró que la aceituna mallorquina es una de las variedades autóctonas más antiguas de España y que se diferenciaba en muchas cualidades de la de Aragón. La investigación determinó que el frutó isleño contiene cualidades organolépticas propias que son debidas al entorno mallorquí en que se cultiva. La aceituna mallorquina tiene un gusto amargo característico, debido a un importante contenido de sustancias polifenoles mucho más elevado que el resto de olivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *