Efectos secundarios y contraindicaciones del aceite de onagra

aceite-de-onagra-efectos-adversos-

La riqueza del aceite de onagra en ácido gamma-linolénico (GLA) y en otros ácidos grasos de interés para la salud lo ha convertido en uno de los suplementos alimenticios más comunes. Vamos a analizar hoy los efectos secundarios y contraindicaciones del aceite de onagra.

Para ello nos vamos a centrar en la información contenida en una fuente de confianza a la hora de estudiar las propiedades de las plantas medicinales, el Vademecum de prescripción de fitoterapia editado por Bernat Vanaclocha y Salvador Cañigueral. Uno de los textos de referencia en castellano en el ámbito de la fitoterapia.

La onagra (Oenothera biennis) es una planta bianual de flores de color amarillo pálido y aroma dulce. De su semilla se obtiene un aceite, rico en ácidos grasos poliinsaturados omega-6 y con una interesante fracción insaponificable rica en esteroles, alcoholes y tocoferoles, llamado aceite de onagra.

El aceite de onagra se utiliza en forma de cápsulas, una vez que se ha extraído y concentrado a partir de dos especies botánicas características: Oenothera biennis y Oenothera lamarkiana, ambas de la familia de las Onagráceas.

Contraindicaciones en el uso del aceite de onagra

No se han descrito

Efectos secundarios

Ocasionalmente se asocia a la aparición de trastornos digestivos leves (náuseas, diarrea) y cefalea.

Precauciones

El aceite de onagra puede desencadenar la aparición de síntomas en epilépticos no diagnosticados, especialmente en esquizofrénicos o en pacientes que están tomando drogas epilpetógenas como la fenotiazina.

Debe controlarse su administración a pacientes que sigan terapia anticoagulante, debido a la acción antiagregante plaquetaria del aceite.

Por falta de datos sobre su seguridad, se sugiere administrar durante el embarazo o lactancia salvo prescripción del médico.

Un derivado del ácido araquidónico es un potentísimo estimulante de la división celular. Esto explica que el consumo de aceite de semillas ricos en ácido linolénico (precursor del araquidónico) deba estar limitado en personas con cáncer, siendo recomendables los ácidos grasos omega 3 y omega 9 (ácido oleico, presente, por ejemplo, en el aceite de oliva)

Las recomendaciones del consumo de ácidos grasos omega 6 en relación con los omega 3 se sitúan, según la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria, en un margen de 6/1 a 10/1, como máximo. Esto es, por cada seis (o diez) gramos de ácidos grasos omega 6 es conveniente ingerir un gramo de ácidos grasos omega 3. En nuestras sociedades lo habitual es que no se de esta proporción, siendo el consumo de ácidos grasos omega 6 muy alto en relación a los de omega 3.

Otros Artículos Relacionados

Deja un Comentario