Conservación casera del aceite de oliva

El aceite de oliva es considerado un alimento vivo debido a que sus características y propiedades cambian con el paso del tiempo. En unas condiciones de conservación inadecuadas el aceite de oliva puede degradarse progresivamente viendo afectadas sus características nutricionales así como su sabor o aroma. Es, por tanto, necesario mantener ciertas precauciones para poder disfrutar del aceite de oliva en todo esplendor.

El aceite de oliva no se debe almacenar durante mucho tiempo, dependiendo su duración de la variedad. En general, se puede indicar que la temporada de consumo preferente del aceite de oliva es de 18 meses desde la fecha de envasado. Es recomendable, para los aceites de oliva de uso doméstico, su conservación en recipientes herméticos, bien cerrados, preferentemente de vidrio y en ambientes oscuros y frescos.

Es importante mantener el aceite de oliva alejado de la luz solar, del calor y de la humedad.

La temperatura óptima de conservación se sitúa entorno a los 200. A temperaturas bajas es posible que el aceite de oliva espese visiblemente, sin embargo, al incrementarse la temperatura recupera su aspecto original sin degradación significativa de sus propiedades y características.

Es muy recomendable, asimismo, no almacenar el aceite de oliva en lugares con presencia de olores intensos porque el aceite puede absorber olores extraños con gran facilidad y nos pesará luego. Lo mismo ocurre si mezclamos el aceite de oliva con otros aceites o con restos de aceites viejunos por lo que es conveniente recordar limpiar las aceiteras de las ensaladas con regularidad.

Fuente texto:

http://www.viamichelin.es/web/Hotel/Madrid-_-El_aceite_de_oliva_el_oro_del_Mediterraneo-1a65a5fa62a56f25ffb95c4a7d4b017d-125194

Fuente foto:

http://4.bp.blogspot.com/_6M5SnRgm-V0/R-Ele9kRABI/AAAAAAAAAk0/Cdm41zCk4jA/s400/Aceite+de+Oliva.jpg

Otros Artículos Relacionados

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.